Masaje para embarazadas: Algunas precauciones importantes

El masaje terapéutico ha sido ocupado durante siglos para mejorar la salud de las personas, reducir el estrés y aliviar la tensión muscular. Los masajes y el embarazo siempre han recibido respuestas ambivalentes por parte de la comunidad del cuidado de la salud, en lo que se refiere a la seguridad y el propósito de los masajes durante el embarazo. Sin embargo, investigaciones modernas han demostrado que el masaje prenatal constituye un recurso importante que merece ser considerado como parte del cuidado proporcionado a la futura madre.

Beneficios proporcionados por el masaje para embarazadas

Masaje Para Embarazadas

Importantes estudios médicos indican que los masajes terapéuticos para embarazadas pueden ayudar a reducir la ansiedad, los síntomas de depresión, y también ayudan a aliviar los dolores musculares y articulares. Del mismo modo, ayudan a facilitar el trabajo de la madre durante el parto y a promover la salud del infante.

La masoterapia aborda diferentes necesidades por medio de diversas técnicas, una de las cuales es conocida como Masaje Sueco, que tiene como propósito liberar los músculos de toda clase de tensión y mejorar la circulación sanguínea y linfática. El masaje sueco es la terapia más recomendada durante el embarazo, pues éste aborda los malestares más comunes asociados con los cambios en los sistemas óseo y circulatorio causados por los cambios hormonales durante el embarazo.

Estudios realizados en el transcurso de los últimos diez años demuestran que la terapia de masaje prenatal afecta de forma significativa los niveles hormonales asociados con la relajación, asistiendo en una regulación de los estados de ánimo y fomentando la salud cardiovascular.

Las mujeres que asistían a una sesión de masaje prenatal cada dos semanas presentaron una importante reducción en la producción de las hormonas cortisol y norepinefrina asociadas al estrés, paralelamente mostraron incremento en la producción de hormonas como la dopamina y la serotonina (niveles reducidos de dichas hormonas se asocian a un estado de ánimo depresivo). Dichos cambios hormonales positivos conducen a una labor de parto con pocas complicaciones tanto para la madre como para el bebé.

Una complicación bastante frecuente durante el embarazo es la hinchazón de las articulaciones, esto se debe al incremento de la presión ejercida por el pesado útero sobre los más importantes vasos sanguíneos, de modo que la circulación sanguínea se ve afectada de forma negativa. El masaje prenatal ayuda a estimular los tejidos blandos para reducir la acumulación de fluidos en las articulaciones hinchadas.

El dolor del nervio ciático es otro malestar experimentado por muchas mujeres en estado avanzado de gravidez, debido a que el útero descansa sobre los músculos de la pelvis y la espalda baja. La presión producida por el útero genera tensión en las piernas, lo cual ejerce una presión adicional en los nervios aledaños. El masaje prenatal ayuda a relajar la tensión en dichos nervios.

Precauciones a considerar

Masaje Para EmbarazadasMuchos profesionales consideran que lo más adecuado para que la mujer embarazada reciba un masaje es que ella permanezca recostada de lado. Es importante que la futura madre recurra a los servicios de un profesional certificado como terapeuta en masaje prenatal, pues este tipo de profesionales recibe un entrenamiento que va más allá de los estándares del masaje terapéutico.

Un terapeuta capacitado para realizar un masaje prenatal es consciente de los puntos de presión localizados en tobillos y muñecas que pueden ayudar a estimular los músculos pélvicos, incluyendo el útero. Mujeres en estado de gravidez de alto riesgo, afectadas por hipertensión inducida por el embarazo (PIH), pre-eclampsia, hinchazón severa o problemas de tensión arterial deben consultar con su médico antes de someterse a una sesión de masajes.

Accede a la página para cotizar un curso de masaje thai

 

 

One Comment

Leave a Reply